José Miguel Viñuela pasó de querellante a querellado

Una nueva arista se sumó a la investigación sobre la presunta estafa, que la semana pasada denunció ser víctima el conductor de televisión.

El miércoles 26 de agosto, el rostro de Mega acusó al abogado Hugo Tábano y al ingeniero Fernando Costa Bau de adeudarle cerca de 60 millones de pesos, tras un negocio de reciclaje de basura que iniciaron el año 2007. En esta oportunidad, el periodista aseguró que seguiría con el caso hasta el final.

Sin embargo, esta mañana, el representante legal de los ex socios de Viñuela, Gustavo Menares, aseguró que nunca hubo tal fraude. En el cuarto Juzgado de Garantía de Santiago, presentó una querella por injurias graves con publicidad contra el otrora animador de "Mekano".

El abogado conversó con la prensa y declaró que "el señor Viñuela ha distorsionado los antecedentes en términos que le beneficien a él". Luego agregó, "yo me voy a encargar que pague cada una de sus difamaciones ante los Tribunales de Justicia".

Un vuelco inesperado, incluso para el propio Viñuela quién rechazó los dichos de sus ex socios. "Acá no hay ningún afán de ofender o de tirar declaraciones al boleo, yo lo que he sostenido lo he hecho en base a una querella por estafa" .

"Yo pasé unas platas que iban destinadas a financiar un estudio para poder sacar un proyecto de la Conama y resulta que esas platas no sé donde fueron a parar", declaró José Miguel.

Gustavo Menares pedirá al Fiscal que investigue el caso por estafa y que cite a declarar a sus representados en los próximos días. Ellos no se presentaron la semana pasada, por considerar innecesario el contacto con José Miguel y con la prensa.

Una investigación que seguirá de curso en los tribunales y que ahora suma esta nueva arista de querella por injurias, que nuevamente tiene a la farándula criolla sentada en el banquillo de los acusados.