Inicio arrow Jurisprudencia arrow Jurisprudencia de Atenuantes arrow Auto denuncia pudiendo eludir la acción de la justicia articulo 11 N8 Código Penal
Auto denuncia pudiendo eludir la acción de la justicia articulo 11 N8 Código Penal PDF Imprimir E-Mail

(CORTE DE APELACIONES L A SERENA )DOCTRINA:
Para que opere la minorante de responsabilidad contemplada en el número 8 del artículo 11 del Código Penal – que establece: “si pudiendo eludir la acción de la justicia por medio de la fuga u ocultándose, se ha denunciado y confesado el delito” – deben concurrir los tres requisitos que la integran, a saber, que el imputado haya estado en condiciones de eludir la acción de la justicia por medio de la fuga u ocultándose; que se presente voluntariamente a denunciarse y que confiese el delito. 

Por tanto, si el hecho ya ha sido denunciado y la acción penal se encuentra en movimiento, aunque posteriormente, el imputado confiese su participación punible, la atenuante no se configura; asimismo, la simple presentación material del hechor ante la autoridad correspondiente o la justicia no puede estimarse que constituya por sí sola la circunstancia de haberse denunciado, toda vez que para la existencia de una denuncia, resulta necesario conforme a lo expresado por el Diccionario de la Lengua Española, "que se dé noticia", "que se avise de algo", o lo que es lo mismo, "que se ponga en conocimiento de la autoridad un hecho o una circunstancia desconocida de ella".
Texto completo de la Sentencia
La Serena, veintiséis de enero dos mil siete.

 VISTOS:

 Se reproduce la sentencia en alzada de fecha trece de diciembre del dos mil seis.

 Y teniendo, además, presente:

 PRIMERO: Que doña Paula Pérez Salinas, Defensora Penal Público de Ovalle, en representación del imputado, ha deducido recurso de apelación en contra de la sentencia dictada por el juez de garantía de la mencionada ciudad, don Andrés Riveros Cáceres, en juicio abreviado, por la cual se condenó a JOHAN ALEXIS SALINAS CONTRERAS a la pena de tres años y un día de presidio menor en su grado máximo, como autor del delito de robo con intimidación, más las accesorias legales, sin concederle beneficio alguno de aquéllos que establece la ley 18.216.

 SEGUNDO: Que fundamentando el recurso interpuesto, la defensora expone, en primer término, que el sentenciador, además de las atenuantes de irreprochable conducta anterior y de colaboración sustancial que le ha reconocido a su defendido, debió acoger la minorante prevista en el artículo 11 N° 8 del Código Penal, aduciendo que el imputado concurrió voluntariamente a la policía reconociendo su participación en el delito, no obstante que pudiendo eludir la acción de la justicia por medio de la fuga u ocultándose, se ha denunciado y confesado el ilícito, por lo que concurriendo tres circunstancias atenuantes y una sola agravante, esto es, la de pluralidad de malhechores, la cual debe compensarse con una de la minorantes reconocidas, debió aplicarse la pena rebajada en uno o más grados, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 68 del Código Punitivo, por restar en su favor dos minorantes, correspondiendo aplicar, en consecuencia, la pena de quinientos cuarenta y un días de presidio menor en su grado medio, más las accesorias legales pertinentes, con el beneficio de la remisión condicional de la pena.

 TERCERO: Que, enseguida, la parte del acusado invoca la concesión de una medida alternativa a la pena privativa de libertad que se le imponga en definitiva, sosteniendo que el rechazo del beneficio de la libertad vigilada, decidido en la sentencia recurrida, no guarda relación con el mérito de la investigación del Ministerio Público, desechando principios básicos del derecho penal, como resultan ser el fin resocializador y reinsertador de la pena, los principios de inocencia y el de indubio pro reo, debiéndose tener presente, asimismo, las normas de la ley 20.084, sobre responsabilidad penal de los adolescentes, de la cual se desprende la voluntad del legislador, en cuanto a que a los menores de 18 años de edad, se les otorgue un tratamiento sancionador diverso, teniendo como fin que las penas formen parte de una intervención socioeducativa amplia y orientada a la plena integración social, por lo cual reitera la petición del beneficio de remisión condicional de la pena o, en subsidio, el de la libertad vigilada.

 CUARTO: Que en relación a la atenuante contemplada en el número 8 del artículo 11 del Código Penal, debe tenerse en consideración que para que opere esta minorante de responsabilidad, deben concurrir los tres requisitos que la integran; es decir, que el imputado haya estado en condiciones de eludir la acción de la justicia por medio de la fuga u ocultándose; que se presente voluntariamente a denunciarse y que confiese el delito. Que, por tanto, si el hecho ya ha sido denunciado y la acción penal se encuentra en movimiento, aunque posteriormente, el imputado confiese su participación punible, la atenuante no se configura; asimismo, la simple presentación material del hechor ante la autoridad correspondiente o la justicia no puede estimarse que ella constituya por sí sola la circunstancia de haberse denunciado, toda vez que para la existencia de una denuncia, resulta necesario conforme a lo expresado por el Diccionario de la Lengua Española, "que se de noticia", "que se avise de algo", o lo que es lo mismo, "que se ponga en conocimiento de la autoridad un hecho o una circunstancia desconocida de ella".

 QUINTO: Que esta Corte es de parecer que la mencionada atenuante debe ser desestimada, por cuanto el imputado, si bien se presentó a prestar declaraciones, en forma voluntaria, ante la Sección de Investigación Policial de Carabineros de Ovalle, ello ocurrió después de tres meses de formulada la denuncia por la madre del menor víctima del delito y cuando ya se había iniciado la investigación del Ministerio Público, en virtud de la cual y a raíz del reconocimiento fotográfico efectuado por el ofendido, se logró la plena identificación y ubicación del acusado Salinas Contreras y del otro imputado en la comisión del delito; en consecuencia, su declaración ante la policía, reconociendo su participación en el ilícito, se realizó después que Carabineros había sido informado del hecho e iniciadas las indagaciones relativas a la perpetración del hecho delictivo. Por lo demás, del mérito de los antecedentes y de la carpeta de investigación tenida a la vista, no existe antecedente alguno que permita comprobar que el recurrente haya estado en condiciones de eludir la acción de la justicia por medio de la fuga u ocultándose.

 SEXTO: Que, por tanto, resultando inaplicable la circunstancia atenuante prevista en el número 8 del artículo 11 del Código Penal, alegada por la apelante, sólo cabe concluir que la sentencia apelada ha hecho una correcta determinación de la pena, siendo del caso, además, dejar establecido, en primer término, que el juez a quo al aceptar, en el motivo quinto de la sentencia en alzada, la minorante de colaboración sustancial en el esclarecimiento de los hechos, ha tenido precisamente como fundamento, el reconocimiento que en sede policial efectuó el imputado de haber cometido el ilícito, por lo que la confesión no pudo dar origen, además, a la atenuante que se ha desechado en este fallo, porque un mismo hecho no puede servir para fundamentar dos o más minorantes; y, en segundo lugar, sin perjuicio de lo razonado precedentemente, resulta preciso consignar que la referida atenuante que se rechaza, no fue invocada en el curso del juicio abreviado.

 SÉPTIMO: Que en cuanto a la procedencia de las medidas alternativas reclamadas por el recurrente, estos sentenciadores concuerdan con lo razonado por el juez de garantía en el motivo séptimo del fallo recurrido, teniendo, asimismo, en consideración los antecedentes allegados a la causa y a la carpeta de investigación, en especial , el informe presentencial agregado a fojas 71 de estos autos, que señala que el imputado manifiesta déficit en los esfuerzos de control de impulsos, baja tolerancia a la frustración y de la capacidad de postergación de la gratificación del impulso; que denota deficiente grado de socialización, concluyendo que no se considera recomendable otorgar la medida alternativa de libertad vigilada, puesto que no cuenta con apoyo familiar; que se aprecia su incorporación y asimilación de patrones de conducta criminógenos, lo que asociados a su consumo de drogas, lo dejan vulnerable a incurrir en conductas desajustadas socialmente, no contando con hábitos laborales y manteniendo contacto regular con grupos de pares negativos, poli consumidores de estupefacientes y con prontuario delictual, y en fin, que se advierte pobreza e incapacidad de adaptación afectiva y débil capacidad de empatía afectividad, circunstancias que, además, se revelan con las diversas detenciones que por distintos ilícitos ha debido enfrentar, luego de cometido el delito de robo con intimidación por el cual se le sanciona en esta causa, todo lo cual permite inferir que un tratamiento de libertad del condenado no resulta eficaz para obtener su efectiva reinsertación y resocialización.

 OCTAVO: Que respecto de la alusión a la ley 20.084 efectuada por la defensa, debe tenerse presente que dicho texto legal fue promulgado el 28 de noviembre del 2005 y publicado el día 7 de diciembre del mismo año, no obstante su vigencia ha sido diferida para dieciocho meses después de su publicación; y no encontrándose, por lo demás, implementada en relación a los estamentos que les corresponde actuar en el cumplimiento de las penas que contempla, en términos que la sanción forme parte de una intervención socioeducativa amplia y orientada a la plena integración social del menor, no resultaría posible actualmente, aplicar dicha normativa en la imposición y ejecución de las sanciones.

 Por estas consideraciones y visto lo dispuesto en el artículo 414 del Código Procesal Penal, SE CONFIRMA la sentencia apelada de fecha trece de diciembre del dos mil seis, escrita de fojas 77 a 81 de esta carpeta judicial.

 Regístrese y devuélvase.

 Redacción del ministro titular, don Fernando Ramírez Infante.

 Rol N° 402 2006.

Corte de Apelaciones de La Serena, 26/01/2007, 402 2006
 

 
< Anterior   Siguiente >

Servicio exclusivo para clientes de defensores.cl

 

La circunstancia atenuante del artículo 11 número 9 del Código Penal.-

 

Visitantes: 2785427